Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

 

Proyectamos para el 2021 ser una Iglesia líder en la restauración de niños, jóvenes, adultos y familias a través de la palabra, el evangelismo, el arte y la adoración profética; levantando el nombre del Sr. Jesús en todas las naciones de la tierra.